Adicción a la estética (dismorfofobia, cosmeticorexia) | Clinica Ishtar Beauty
 In Psicología

La eterna juventud, sentirse guapo, obsesionarse con la imagen puede llegar a ser un problema. Para muchos incluso puede llegar a ser como una droga.

Dismorfobia, cosmeticorexia, son palabras que nos pueden parecer extrañas y  cuyo significado desconocemos, tras ellas en ocasiones se esconde algo mas simple y con palabras claras, adicción a la estética.

La eterna juventud, sentirse guapo, obsesionarse con la imagen puede llegar a ser un problema. Para muchos incluso puede llegar a ser como una droga. Si después de una cirugía que te soluciona un problema que acarreabas con una autoestima sana quedas satisfecho, es absolutamente normal, un paciente sano que demanda una solución a un problema concreto que incluso hace que su autoimagen mejore hará  por tanto que su autoestima también aumente. Sin embargo hay personas  por un lado insatisfechas, o que tratan de parecerse al canon de belleza que le demanda su pareja,o la moda y que actúan por presiones o por impulsos , ven en los tratamientos estéticos como una mejora inmediata o como manera de solucionar un problema concreto y otras por último que podemos denominar  el adicto, el que no parece tener fin, que siempre demanda mas, que la satisfacción por el resultado le dura poco. Llegan al extremo de deformarse y niegan siempre que tengan un problema lo cual es un obstáculo importante para la recuperación. Los adictos a la cirugía plástica buscan tratamientos extremos para conseguir la nariz, los labios o los pechos perfectos, sin darse cuenta de que no existe un rostro o un cuerpo perfecto. Tras la cirugía, los adictos siempre encontrarán “algo” , imperfección imaginaria para volver al quirófano una y otra vez .. Dentro de este grupo también encontramos un paciente que se encuentra siempre en la búsqueda de la perfección, suelen ver una incorreción o un pequeño defecto como algo exagerado, dándole una importancia que no tiene. Tienen unas expectativas poco realistas y no se dejan aconsejar, tenemos ante nosotros un trastorno dismorfofobico..

La dismorfofobia, trastorno dismórfico corporal (TDC). o síndrome de distorsión de la imagen, es un trastorno de la percepción y valoración corporal que consiste en una preocupación exagerada por algún defecto inexistente en la apariencia física, o bien, en una valoración desproporcionada de posibles anomalías físicas que pudiera presentar un individuo aparentemente normal. Quienes sufren este trastorno son personas temerosas respecto a la opinión que otros puedan tener sobre ellas o su físico. Pueden llegar a verse como “monstruos” o “deformes” porque tienen una imagen distorsionada de sí mismos, cuando en realidad son muy normales. Eso les genera una gran ansiedad y no tienden a racionalizar. Esta percepción afecta a su vida cotidiana, haciendo que sean inseguros e infelices..

En ocasiones, antes de someterse a una operación de este tipo, deberíamos examinar los aspectos de la personalidad, la estabilidad emocional y las expectativas del paciente. Muchas veces existe en ellos la creencia que un cambio físico también les va a conducir a un cambio psicológico, de ahí la importancia de las expectativas de cada paciente teniendo claro que en este caso el plano estético ha de quedar por encima del psicológico. Hay personas que piensan que al tener un aspecto físico estandarizado serán queridos y aceptados socialmente. Contestar a la pregunta ¿que esperas de tu cirugía estética? Cambiar el plano físico y estético es bueno y nos ayuda a sentirnos mejor pero nunca debemos supeditar estar bien a un cambio físico, debe ser una ayuda no una obligación.

Todas somos capaces de percibir alguna característica que no nos gusta y corregirla. Eso no es negativo y puede que alguna intervención estética ayude a mejorar nuestra imagen personal.

Dentro del mundo de la estética pero fuera de la cirugía, encontramos a veces otra patología la cosmeticorexia o adicción a las cremas. Pensar que cuanto mas mejor, acumular botes y tarros de diferentes cosméticos haciendo parecer el baño una perfumería. Esta preocupación excesiva y obsesiva por la cosmética acaba también pasando factura y convirtiendose en otro trastorno conductual, todo esto motivado por un ideal de belleza poco realista muy relacionado con el miedo a envejecer. Es importante ser conscientes de nuestra edad, nuestro ritmo de vida, las necesidades de nuestra piel. Todo esto queda muy alejado de la verdadera función de la cosmética que es el cuidado de nuestra piel, proporcionarle una buena hidratación y limpieza utilizando los productos en las cantidades adecuadas

Y ¿que podemos decir del Botox? El rey de la estética Tiene detractores y defensores.

Entre sus detractores nos encontramos aquellos que aseguran que crea adicción ya que al durar unos meses hay que inyectarse de nuevo. La realidad es que al igual que cualquier otro tratamiento estético la adicción al botox viene determinada por el estado psicológico del paciente. El botox nos hace encontrarnos bien, porque nos vemos bien y eso como hemos dicho antes hace que nuestra autoimagen se eleve.

Por tanto, es muy importante valorar el perfil psicológico de ca­da paciente antes de iniciar cualquier tratamiento de medicina estética, tenemos que tener cuidado con el paciente que acude pasado un breve periodo de tiempo a hacerse un nuevo retoque por que tal vez se esconde debajo otro problema mas grave,uno vez acostumbrado a su nuevo esquema corporal lo rechazará y buscará otro, en ocasiones, puede que la persona esté ocultando un trastorno aún mayor producido por una causa emocional.Una vez solucionado dicho problema el paciente quedará mas satisfecho con su tratamiento estético.

El mejor tratamiento para la adicción a las cirugías estéticas, especialmente si es un resultado de trastorno dismórfico corporal, es la terapia.

Podemos concluir que si nuestra autoestima es sana,si nuestras expectativas son realistas, si nos encontramos bien con nosotros mismos…¿Por qué no darnos un capricho de vez en cuando y encontrarnos aun mejor? No hay adicción maspostiva que la de encontrarnos bien,y sentirnos bien

¡Contáctanos!

Estaremos encantados de comunicarnos contigo


Comparte este post:
Contáctanos

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search