Literatura Erótica Parte 1 | Clinica Ishtar Beauty
 In Psicología

Vamos a hacer un pequeño monográfico sobre literatura erótica, para que no resulte pesado lo vamos a publicar en tres entregas cada jueves. Esperamos que os guste!! Centro Ishtar.

literatura erotica pic1

“- ¿Quiere decir eso que vas a hacerme el amor esta noche, Christian?

Maldita sea, ¿acabo de decir eso? Abre ligeramente la boca, pero enseguida se recompone.

– No, Anastasia, no quiere decir eso. En primer lugar, yo no hago el amor. Yo follo … duro.”

«Cincuenta sombras de Grey»       

 Este fragmento pertenece al existoso libro de «Cincuenta sombras de Grey«, de E. L. James. Esta autora ha abierto las puertas de la literatura erótica a millones de mujeres en el mundo, pero no supone una novedad ni un descubrimiento, toda vez que el erotismo y la sexualidad acompañan a la humanidad desde el principio de los tiempos, y la literatura no es una excepción. La literatura erótica es un género literario más, con gran aceptación y seguimiento, pero considerado como un tabú. Sin embargo somos muchos los que nos hemos sentido atraídos por ella, inicialmente por curiosidad,  y una vez descubierta por placer.

En los últimos siglos, la literatura erótica ha pasado de ser algo oculto y pecaminoso  a una manera más de consumir literatura y todo ello a pesar de haber permanecido inalterable a lo largo de todas las épocas de la historia de la humanidad, presente en casi cualquier obra literaria aunque oculto en algún personaje secundario o una trama insignificante, como ocurre en  algún pasaje del mismísimo «Ulises»

La sexualidad se ha considerado algo pecaminoso y sucio , y la literatura erótica sirvió como vehículo de aprendizaje aunque no en todas las épocas de la Historia fue visto así.

Sirve para traspasar fronteras que no nos atrevemos a hacer, o que no podemos hacer en la vida real, en palabras de la sexóloga  Rosa Abenoza : «Tras décadas de haber difundido un sexo «socialmente higienizado y genitalmente hiperrealista», la gente en general, y las mujeres en particular, sienten la necesidad de «fantasías eróticas que permitan el cultivo de una intimidad rica en emociones, y por tanto llena de inquietudes y curiosidades».

«Libros como «Diario de una sumisa» (Grijalbo) o «Cómeme» (Planeta) ayudan a saciar las ansias de aquellas que buscan «experimentar la fascinación del estímulo de sus propios fantasmas sexuales, en una aventura sin riesgo».

A pesar de todos los libros de autoayuda que se imprimen  anualmente, el verdadero estimulo necesario para alimentar nuestras fantasías es  nuestro cerebro, pues él tiene la llave para abrirnos a nuestra propia erótica.  Durante siglos la literatura erótica ha estado muy escondida, sobre todo a la  mujer, porque siempre ha habido una doble moral en cuanto a la sexualidad  masculina y femenina. El hombre era un ser sexuado, la mujer debía ser casta y  no debería caer en los placeres. Una de las principales consecuencias de leer un
libro erótico era la excitación sexual y eso no estaba bien visto en el caso de  las mujeres. Así el mayor rechazo que muestra la sociedad hacia esta literatura,  es que se asocia con la masturbación, y aunque hoy por hoy esa práctica es algo  normalmente aceptado, para algunos sectores de la sociedad, no está bien visto  en la mujer. Entendemos por literatura erótica toda aquella dirigida a  estimular la imaginación del lector, produciéndole una cierta excitación sexual.  Dentro de éste género encontramos, por ejemplo, la tan citada “Sombras de Grey”  que también es llamado «Porno para mamás» debido a su alto y explicito contenido  sexual y otras más ligeras con escenas más sugeridas que explícitas. Novelas que  suelen considerarse románticas, que sí tienen una buena aceptación para un
público femenino aunque producen la misma sensación e incitación a la excitación  sexual.

literatura erotica pic2

Existe una delgada línea que separa lo erótico de lo pornográfico, y a nuestro modo de ver, esa línea esta dentro de lo subjetivo que representa a cada persona en particular, ya que cada uno tenemos unos valores sexuales diferentes. Durante muchos años lo pornográfico ha estado relacionado con lo perverso, cuando, a nuestro juicio, no hay criterios objetivos que permitan marcar un límite válido para todos entre erótica y pornografía.

Utilizando las palabras de Sarane Alexandrian en su libro Historia  de la literatura erótica: “La pornografía es la descripción pura y simple  de los placeres carnales; el erotismo es la misma descripción revalorizada, en función de una idea del amor o de la vida social. Todo aquello que es erótico es necesariamente pornográfico por añadidura. Es mucho más importante distinguir entre lo erótico y lo obsceno. En este caso se considera que erotismo es todo aquello que vuelve la carne deseable, la muestra en su esplendor o florecimiento, inspira una impresión de salud, de belleza, de juego placentero; mientras que la obscenidad devalúa la carne, que así se asocia con la suciedad, las imperfecciones, los chistes escatológicos, las palabras sucias”.

Todo ello nos lleva al final a estimar que esa delgada línea es totalmente personal y somos cada uno de nosotros en nuestra libertad, y  siempre  que no implique romper la libertad de otros, los que nos debemos marcar nuestros propios límites. Debemos, por tanto, buscar nuestro propio placer y dejarnos llevar, olvidándonos de tabúes y miedos, dejándonos llevar por nuestras propias sensaciones para poder  alcanzar nuestro propio erotismo en libertad y poder disfrutar de él sin cadenas ni ataduras morales.

Es importante también, que quienes consumen y disfrutan con esta literatura han de tener muy claro donde se marcan las fronteras de la fantasía y empieza la realidad, y que ni todas las fantasías pueden ni deben ser llevadas a la práctica ni en ocasiones se tiene esa necesidad sino que simplemente están ahí para ser «pensadas y disfrutadas»

A nosotras nos parece también esencial que a pesar de que dicha literatura sigue el esquema casi siempre de novela rosa con toques de erotismo, hemos de hacer ver a las mujeres que no es necesario encontrar al príncipe azul para tener una aventura sexual perfecta, ni que es necesario mantener la idea del hombre maravilloso que descubre a la protagonista los placeres jamás soñados. La protagonista es la persona que lee, que imagina y que fantasea.

Otros Temas

¡Contáctanos!

Estaremos encantados de comunicarnos contigo


Comparte este post:
Contáctanos

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search